Inicio » POLICIAL » Colegiala se suicida tras denunciar a tres militares por violación
Colegiala se suicida tras denunciar a tres militares por violación

Colegiala se suicida tras denunciar a tres militares por violación

Terrible desenlace. La estudiante de iniciales A. C. M, de 16 años de edad, quien en abril pasado denunció haber sido ultrajada sexualmente por tres miembros del Ejército Peruano, tomó la fatal decisión de acabar con su vida. Ella fue encontrada ahorcada, aproximadamente a las 20:00 horas del último sábado, al interior de su domicilio ubicado en el pasaje Olivar Nro. 125 del barrio de Chanu Chanu de la ciudad de Puno.

Sus familiares, al encontrarla suspendida en el aire, sujetada del cuello por una soga, se desesperaron y la bajaron de allí, intentando después darle los primeros auxilios, al tiempo que pedían ayuda de los efectivos de la unidad de emergencia de la policía, los cuales llegaron al lugar luego de unos minutos, descubriendo que la adolescente estaba aún con vida, pero convulsionando.

Ante ello, trasladaron a la estudiante al hospital regional Manuel Núñez Butrón de la ciudad, pero la menor no resistió y habría fallecido de camino al nosocomio, donde el médico de turno ya no pudo hacer nada más que certificar su fallecimiento, por lo que trasladaron el cadáver a la morgue central, a fin de realizar las investigaciones del caso.

La estudiante, que cursaba el cuarto año de secundaria en la Institución Educativa Industrial 32 de la ciudad de Puno, según cuentan sus familiares, no pudo superar el trauma y las secuelas que le dejó la violación sexual de tres miembros del Ejército Peruano: el sargento de segunda Cristian Luis Dávila Tuesta (21), el sargento de tercera Alex Coronado Quispe (23) y el suboficial de segunda William Castro Gómez (23).

Ellos abusaron de la adolescente en Mazocruz, capital del distrito de Santa Rosa (El Collao), en abril de este año. A pesar de que la víctima y su familia se mudaron a la capital del departamento para ayudarla a olvidar la terrible escena, la menor no se habría recuperado de nada.

Su familia reveló que ella habría dejado cartas antes de quitarse la vida, pidiendo perdón por su decisión y dando a entender que a pesar del tratamiento psicológico que recibía, no podía olvidar todo lo que vivió a manos de los tres sujetos, que aún son investigados.

Estos, según el juzgado de Investigación Preparatoria de El Collao, deberían estar cumpliendo prisión preventiva de 9 meses en el penal de Puno.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*