Inicio » NACIONAL » REFERÉNDUM: 23 MILLONES DE PERUANOS VOTARÁN SÍ O NO A REFORMAS
REFERÉNDUM: 23 MILLONES DE PERUANOS VOTARÁN SÍ O NO A REFORMAS

REFERÉNDUM: 23 MILLONES DE PERUANOS VOTARÁN SÍ O NO A REFORMAS

Los electores tendrán que decidir si aprueban o no las reformas sobre: la conformación y funciones de la Junta Nacional de Justicia (antes Consejo Nacional de la Magistratura); la regulación del financiamiento de las organizaciones políticas; la prohibición de la reelección inmediata de congresistas; y el establecimiento de la bicameralidad.

 

De todos los proyectos propuestos, el que menos debate generó en el Pleno fue el que tiene que ver con la Junta Nacional de Justicia. Luego de que se revelaran los audios que destaparon las negociaciones en el ex CNM, había un sentido de urgencia. De hecho, el texto que envió el gobierno fue respetado casi en su totalidad.

 

Hubo más debate con las otras tres reformas.

El proyecto para regular el financiamiento de las organizaciones políticas reconoce que los aportes deben ser a través del sistema financiero, que el financiamiento ilegal debe ser sancionado y contempla el uso de recursos públicos.

 

Es un paso adelante y por lo menos ordena mejor el ingreso de dinero a las organizaciones políticas. Quedan vacíos que expertos han hecho notar, por cierto, aunque sí supone una mejora frente a lo que existe el día de hoy.

 

La reforma que prohíbe la reelección inmediata de legisladores despertó una interesante discusión sobre las ventajas y desventajas de esta medida. Se ha dicho que esto ayudaría a tener un Congreso se mejor calidad, evitando la presencia de cúpulas partidarias que no permiten el ascenso de sangre nueva en la política nacional.

 

Lo cierto es que la tasa de reelección de congresistas en el Perú es más bien baja. Dicho de otro modo, la no reelección inmediata ya opera en la práctica.

 

Sin embargo, el desgaste de la relación entre los políticos y los ciudadanos hace que esta sea una de las reformas más populares.

 

El dilema

La reforma más compleja es la que propone que el Congreso sea bicameral. Así lo fue hasta el 5 de abril de 1992, cuando Alberto Fujimori lo cerró en el “autogolpe”. Desde entonces, el Legislativo tiene una sola cámara.

 

La lógica de tener dos cámaras es que, al menos desde la teoría, eso permite que las leyes sean mejor trabajadas, pues el proceso de reflexión y debate es más largo.

 

El Ejecutivo, en su proyecto original, propuso una cámara de diputados de 100 escaños y una cámara de senadores de 30, esto para no alterar el número de parlamentarios actual (130). No obstante, el Pleno decidió que la cámara de diputados sea de 130 y que la cámara de senadores sea de 50. Esto significa que, si la reforma se aprobara el 9 de diciembre, el Congreso peruano contaría con 50 parlamentarios más.

 

No es una mala idea tener más legisladores, sobre todo porque los niveles de sub-representación son muy altos.

 

El gran dilema que hay con esta reforma es otro, en realidad.

 

Como se recuerda, el Congreso modificó –a través de una resolución legislativa– su reglamento para interpretar los efectos de la cuestión de confianza.

 

Este aspecto fue incluido por el pleno del Congreso en la reforma sobre la bicameralidad, lo que generó la enérgica protesta del presidente Martín Vizcarra.

 

El martes, el Tribunal Constitucional declaró inconstitucional dicha resolución legislativa por considerar que alteraba el equilibrio entre el Ejecutivo y el Legislativo.

 

Pero como hizo notar Vizcarra, la decisión del Tribunal Constitucional no tiene “ningún efecto” sobre las reformas. En otras palabras: si la reforma de la bicameralidad se aprueba tal como está en estos momentos, la nueva interpretación sobre la cuestión de confianza tendrá rango constitucional (más allá de que la resolución original haya sido desactivada por el TC).

 

Es por eso que el gobierno mantiene su posición: sí a favor de creación de la Junta Nacional de Justicia; sí a la regulación del financiamiento de las organizaciones políticas; sí a la prohibición de la reelección inmediata de congresistas; y no al establecimiento de la bicameralidad.

 

En siguientes artículos se analizará, una por una, y con mayor profundidad y nivel de detalle, las cuatro reformas que los peruanos votarán en un mes. Más allá del debate académico y político que pueda generarse sobre cada una de ellas, no deja de ser verdad que el referéndum cumple con algo esencial: devuelve al ciudadano la capacidad de decisión sobre lo que ocurre en el país. Eso es lo más rescatable.

 

Las cuatro preguntas

Las siguientes son las preguntas del referéndum del 9 de diciembre:

 

– ¿Aprueba la reforma constitucional sobre la conformación y funciones de la Junta Nacional de Justicia (antes Consejo Nacional de la Magistratura)?

 

– ¿Aprueba la reforma constitucional que regula el financiamiento de las organizaciones políticas?

 

– ¿Aprueba la reforma constitucional que prohíbe la reelección inmediata de parlamentarios de la República?

 

– ¿Aprueba la reforma constitucional que establece la bicameralidad en el Congreso de la República?

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*