Ultimate magazine theme for WordPress.

UMACHIRI: Tradicional y genuina “chaco de zorros” en Umachiri en la verdadera capital del carnaval melgarino

123

Escribe: Fulgencio Vilca Ccuno.

Desde tempranas horas la Comisión Organizadora se moviliza bajo la luz del sol naciente toda Umachiri, se carga de la potente energía andina para trasladarse masivamente y subir a pie hacia las alturas del majestuoso Sach’aq Loma (Q’oymina Loma) lugar donde se realiza el pago a la Tierra para solicitar el permiso a los dioses (deidades y Apus) el día del Chaco de Zorros, una de las costumbres más importantes en las fiestas carnavalescas en el interior de la provincia de Melgar.
Visitantes de todo los alrededores llegan en caravana principalmente caballerías y la comitiva oficial encabezado por los organizadores autoridades más representativas del pueblo e invitados, hacia el lugar donde el Pacco con mucho respeto a las tradiciones ancestrales realiza el K’intusqa en compañía de autoridades y representantes de las diferentes delegaciones y comparsas participantes, con presencia de comparsa de Qanchis y Comadres de la Comunidad Campesina de Umachiri.
Donde hacen saludo, piden permiso, buenos deseos, logros, buena gestión, la esencia del ritual es para ratificar la caza con éxito sin mayores obstáculos, así para un buen comportamiento del clima favorable durante el día del Chaco. Y se da el agradecimiento con el compromiso de garantizar el tradicional Chaco, hecho que termina con fraternal abrazo y buena hora para exitosa culminación.
Y da inicio con la preparación y despliegue con comodidad de las caballerías e infantería a los lugares estratégicas para la faena campestre.

 

Tradicional y genuina “chaco de zorros” en Umachiri

Los cerros se convierten en puntos cardinales para el Chaco de Zorros se estremecen ante los estruendosos sonidos de los arranques, cohetes, bombardas hechas a base de pólvora utilizadas para espantar y sacar de sus guaridas (escondites), los danzarines comparsa de Qanchis y Comadres hacen derroche de su arte cantando a voz viva las melodías bajo las melodiosas notas de los pinkillos encantados en Kolqe Pugio, Qaqa Punku, Mullupugio tomando vigor y fuerza para el éxito de su caserío.
Las caballerías recorren todo el territorio agreste peinando pajonales y roquedales con el objetivo de capturar al zorro, animal dañino que merma la producción pecuaria de sus tierras del poblador Umachireño.
El cielo despejado el sol abrasador ofrece a todo el visitante lugareño la tranquilidad suficiente para observar detalladamente el espectáculo que toma fuerza al escuchar desde lo lejos los fuertes gritos que hacen retumbar al paisaje festivo poniéndole el emocionante ingrediente: ¡bulla, bulla, bulla, bullaaaaaaa!, ¡zorro, zorro zorrooo! que anuncian la cercana acorralamiento y la captura.
De pronto a larga distancia se observa al animal serpenteando como una centella confundible entre los pajonales haciendo gala de su astucia, burlando de manera espectacular a los captores, la gente prepara trampas, sabiamente, acorralan al ágil carnicero, no obstante los roquedales y la geografía agreste dificultan la caza, pero la muralla humana es casi segura con el apoyo de la caballería en tanto no hay manera de fuga.
Cae el zorro agonizante, todos disputan a manera de pelea por el cuerpo inerte del animal, porque posee en la cola, punta de la lengua, bigotes poderes increíbles para diezmar al adversario.
Pues así los jinetes montados en sus galantes corceles, la comitiva oficial va bajando lentamente de las alturas de Qaqa PunKu, exponiendo al animal extinto, ante su pueblo, visitantes que llegan de distintos lugares luciendo la rica tradición ancestral, la ganancia obtenida entre en medio de emotivos agasajos, abrazos signo de buen augurio, prosperidad para la buena cosecha y fulgente producción pecuaria.
Llegando al Caserío Rumichaca de la Comunidad Campesina de Umachiri, donde la autoridad comunal recibe a toda la comitiva a autoridades del pueblo, Comparsas de Qanchis y Comadres, dando la bienvenida entre mezclas y variación de la banda autóctona pinkillos y tambores, baile a manera de antesala de la gran Qhaswa y Guerrera que en adelante se convertirá en un espectáculo extraordinario.
Adornan al animal sagrado ya inerte con serpentinas, mixturas, bebiendo aguardientes, cerveza para tomar vigor valorizante y proseguir con el Segundo Qayqo.
Haciendo la coordinación en Puente Tucusita y cumplir con el Segundo Qayqo en los míticos cerros de Tucusita, Yunca Yuncani, Suwa Pakana, Inca Montera y Qhaswana Loma, y otros lugares para luego llegar al punto de concentración para la entrada fastuosa, explanada natural de Pintoqpata.
La inconfundible caravana, la comitiva oficial, caballería se dirigen al escenario principal encabezado por comparsas de Qanchis y Comadres flameando sus vistosas banderas (wifalas) rojo y blanco a toda energía en un bullicio vibrante de tambores y pinkillos encantados, ejecutado por folkloristas, músicos y cultores pueblerinos de origen indígena de las diferentes parcialidades, pasando por el jirón Arequipa vía principal del distrito, y por la añeja Calle Puno.
Donde hasta las campanas repican con sus tañidos emocionantes dando la bienvenida a todos los visitantes, prácticamente se convierte en un verdadero mar humano, dando un matiz excepcional en el despliegue, que termina en la Plaza Mariano Melgar, escenario principal de Qhaswa Guerrera y de concurso del Carnaval de Umachiri.
Los organizadores a través de un mensaje cálido resaltan y valoran la importancia de la identidad cultural, festivo principalmente el significado del “Tradicional Chaco de Zorros”; invitando a todos los participantes a disfrutar la incomparable Qhaswa Guerrera y su primigenia coreografía practicada desde los tiempos inmemoriales practicado por diferentes grupos de comparsas de distintos sectores, parcialidades, Comisiones de regantes como: Umaccollana, Umasi, Centro Poblado de Sora, Irrigación Centro Paylla, Irrigación Sur Paylla, Comunidad Campesina de Umachiri, San Francisco otras agrupaciones dancísticas.
Como cierre del carnaval Umachireño el infaltable baile tradicional Qhaswa y Guerra Tupay, que no deja escapar aquel que hasta el momento no se ha dejado tocar por el suave golpe de la Exquisita waraca, azotes descomunales provocando considerables laceraciones y moretones en las piernas de los danzarines, autoridades, e invitados. Haciendo gozar y alegrar en todo momento a los citadinos.
Finalmente el día miércoles de ceniza, concluye con el entierro del difunto zorro en el Cementerio General de Paccha K’ucho, dando lectura al testamento por un notario supuestamente llegado desde la capital Lima y otras regiones del país.
Cuyo contenido del documento está lleno de jocosidad y picaresca por el Tío Carnicero. Siempre acostumbra dejar buena herencia como haciendas, damiselas, vehículos, cargos importantes; que muchas veces termina generando riñas y celos familiares por su coincidencia, hasta peleas domésticas quienes son aludidos en el testamento del Tío Antonio Waq Waq.
¡CARNAVAL DE UMACHIRI Y EL TRADICIONAL CHACO DE ZORROS CON SU QHASWA GUERRERA ES OTRA COSA!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.